ING en declive debido a sus fallos tecnológicos que impiden a los usuarios hacer operaciones en algunos momentos

ING atraviesa su primera crisis de clientes

Con la entrada en vigor de los nuevos métodos de autenticación ordenados por la normativa europea PSD2 (Payment Services Directive) la compañía holandesa ha tenido que obligar a sus usuarios a descargarse una aplicación que no funciona.

Era el año 1999 cuando ING Direct aterrizaba en España con intención de expandir su negocio. Sin embargo, dos décadas después de su llegada, la entidad holandesa está atravesando su primera gran crisis de clientes.

En el año 2018 ING volvía a conseguir se la entidad mejor valorada por los usuarios, según una encuesta de la OCU realizada sobre el nivel de satisfacción de unos 7.700 clientes. El modelo de banca directa, banca electrónica o fresh banking parecía cuajar en el sistema español que en 2013 contaba con un total de 2.891.709 clientes.

Miles de clientes se quedaron sin servicio después de que la compañía sufriera una caida generalizada de la web

A principios del mes de diciembre de 2019, la compañía sufrió una caída generalizada de la web, dejando sin servicio a los clientes del banco holandés, que no pudieron realizar ninguna operación durante horas al no funcionar la aplicación.

Pero esta no ha sido la primera vez que la plataforma deja de funcionar, ya que sus clientes alegan que llevan todo el año dando problemas y es difícil poder operar con normalidad. La página ‘DownDetector’ que informa de los fallos de servicio en sitios de internet y aplicaciones a nivel mundial cifra estos problemas en seis fechas en los últimos dos meses. (4, 6, 20 y 22 de noviembre y 5 y 9 de diciembre).

Desastre tecnológico de ING

Este desastre tecnológico de ING se suma a otros problemas que han llevado a los clientes a irse desmarcando poco a poco de la compañía de banca directa. Existen también otros factores que han incrementado la disconformidad de los usuarios, como la práctica desaparición de su línea de empresa, el incremento de las comisiones o la pérdida de competitividad de sus hipotecas.

La aprobación del Real Decreto Ley 19/2018 de servicios de pago para transponer la normativa europea PSD2  al ordenamiento nacional, está causando más de un problema a la compañía.

Comparte: