El Supremo establece que los funcionarios podrán trabajar en la empresa privada

Los funcionarios podrán trabajar en la empresa privada si no tienen plus de compatibilidad

El técnico de una agencia pública de Andalucía a quien la Junta le negó la compatibilidad ha visto a hora reconocido sus derechos gracias a la sentencia que acaba de dicta la Sección Cuarta de la Sala III del Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo da así la razón al técnico, reconociéndole la compatibilidad por dos motivos: que su complemento de “puesto de trabajo” no retribuía expresamente la incompatibilidad y ser incuestionable que el mismo no superaba el umbral del 30% de las retribuciones básicas.

El Tribunal establece que para denegar la compatibilidad, el empleado debe percibir un complemento que remunere expresamente el concepto de incompatibilidad. Se dicta así una sentencia que fija doctrina sobre el reconocimiento de la compatibilidad de los empleados públicos para el ejercicio de las actividades privadas.

Segunda sentencia de importancia del Supremo en los últimos días que afecta a los empleados públicos

Los magistrados defienden que sólo se puede impedir el desempeño de la actividad privada cuando se esté percibiendo: “complementos específicos, o conceptos equiparables, que incluyan expresamente entre los componentes el factor de incompatibilidad”.

En el caso del recurrente, el Supremo aplica la doctrina, y alega que no existen elementos suficientes que permitan concluir que el complemento “puesto de trabajo” de 6.358 euros anuales, que percibió este Técnico, se abonara en concepto de incompatibilidad.

Los magistrados insisten en que no consta así ni en las nóminas ni en el certificado emitido por la Agencia en junio de 2014 a petición del empleado, como interesado, documento este último en el que se fija otro complemento, esta vez de dedicación, por importe de 5.237 euros al año, destinado a compensar “la especial dedicación de los trabajadores”.

Por tanto, al no existir pruebas fehacientes y ser incuestionable que la cuantía por puesto de trabajo no superaba el umbral del 30%, la sala obliga a la Junta a que autorice la compatibilidad solicitada por el funcionario, siempre fuera de la jornada laboral y en su tiempo libre.

Esta es la segunda sentencia de importancia del Supremo en los últimos días que afecta a los empleados públicos. Este mismo miércoles se ha conocido que el tribunal ha avalado el recorte del plus de productividad a una funcionaria por disminuir su rendimiento.

Comparte: